“Para que alguien sepa lo que es el abandono, tiene que ser abandonado” [Laura Esquivel (1994) – Actriz, cantante y presentadora argentina]

La mayoría de nosotros vivimos deseando tener suficiente tiempo disponible para hacer lo que en realidad nos gusta: practicar un deporte, pintar, tocar algún instrumento musical, probar nuestras dotes de escritor, viajar y un largo etcétera. No hay que negarlo, algunos privilegiados lo logran. Y es que muchas veces la cantidad de ocupaciones diarias nos obligan al abandono de actividades que quizás no sean del todo urgentes, pero posiblemente sean bastante importantes en nuestras vidas.

Precisamente eso me sucedió a mí. Una de las cosas que más me gusta hacer es escribir. Y a principio de año estaba logrando escribir de todo un poco, pero de repente empecé a perder el interés de lo que estaba haciendo quizás, por la forma como lo estaba haciendo. Aparte que se le unieron una cantidad de obligaciones que me estuvieron consumiendo el tiempo de una forma inexplicable. Así que simplemente lo deje de hacer.

Viéndolo de esa forma, la lista de excusas para justificar el abandono de algo importante podría ser realmente extensa. Pero como aparece en la novela de León Tolstoi, al momento que Iván Illich, estaba agonizando en su cama:

“Trató de defenderse y justificarse ante sí mismo y de pronto sintió cuán débil era lo que estaba defendiendo y justificando. No había nada que defender…” [Leon Tolstoi (1828-1910) Novelista ruso]

En realidad no hay excusas para defender y justificar el abandono de algo que desde hace mucho tiempo me ha gustado tanto. Para mí escribir es como un escape de la rutina diaria. Es una forma de desahogar las cosas que me han sucedido durante años, es la manera cómo puedo decir lo que pienso de algo o de alguien sin tener que preocuparme por las críticas o las malas caras que ponen las personas cuando uno emite una opinión que no es de su agrado. Y generalmente mis opiniones no son del agrado del colectivo.

Tampoco es que yo viva del pasado, ya que algunas de mis historias se remontan a años anteriores. El pasado no ha sido nunca motivo de depresión, frustración o desesperación. Los problemas del pasado me han importado tan poco en la actualidad que, se me han llegado a olvidar algunos acontecimientos, fechas o situaciones. Lo que si me ha importado es tratar de aprender de los errores cometidos. Esta es una de las razones que en algún momento decidí empezar a escribir.

Yo tengo muchas historias personales que quizás involucren a otras personas, opiniones sobre las cosas que nos rodean en este mundo o simplemente cuentos sobres situaciones vividas individualmente en el pasado y ¿porque no? En el presente. Claro, no con esto quiero decir que yo tengo la verdad absoluta y mi verdad es la única que vale. Es solamente mi opinión. Sea válida, refutable, criticable o simplemente paja. No con esto busco ofender las sensibilidades de las personas, pero no se puede complacer a todo el mundo.

Cuando empecé a hacer cambios ridículos desviando completamente el sentido original que tenía esta página cuando la comencé, fue cuando empecé a perder el interés. Pero igual no es excusa para un abandono de esta magnitud. Ya que una entrada de tamaño medio, por ejemplo de mil cuatrocientas palabras, se puede escribir tranquilamente en una semana, dedicándose a redactar unas doscientas al día.

Así que, a los dos o tres lectores que en algún momento he tenido, les doy por enésima vez la bienvenida, esperando no se fastidien y se vayan. Gracias por leerme. Nos vemos en una próxima entrada.

Soy venezolano. Nacido en la ciudad de Mérida. Mi profesión es la ingeniería y las tecnologías de la información. Escribo aquí y en otros sitios porque me gusta hacerlo. Soy entusiasta de la motivación y el desarrollo personal. Aquí les comparto un poco de eso, pero tambien mis vivencias, gustos e intereses.

Abandono Innecesario. Retomando el blog
Si te gustó lo que leíste ¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on VKPrint this pageEmail this to someone
Etiquetado en:            

¡Tu opinión es importante para mi!

3 Comentarios en "Abandono Innecesario. Retomando el blog"

Notificarme
avatar
Ordenar por:   Mas Nuevo | Mas Antiguo | Más votado
trackback

[…] Retomar el blog (Fue un propósito para este año que logré) […]

trackback

[…] comenzó a llegar a mi mente después de haber leído un libro que dejo huella en mí y que he nombrado anteriormente: “La Muerte de Iván Ilich” de  León Tolstoi. En especial la parte cuando Iván Illich está […]

trackback

[…] de Diciembre me había ausentado (nuevamente) por un poco más de un mes. Esta vez no por haber abandonado el blog ni la escritura, sino más bien por problemas de índole técnica: fallas en la conexión […]

A %d blogueros les gusta esto: