Hola, mi nombre es José Luis Gómez Marcano. Soy venezolano, nacido en la ciudad de Mérida, capital del estado con el mismo nombre y es el sitio donde resido actualmente. Tengo un poco más de cuatro décadas. Soy Ingeniero de Telecomunicaciones, Técnico en Informática, Técnico en Redes de Computadoras y Desarrollador de Páginas Web en WordPress. Quizás en un futuro no muy lejano agregue más especialidades. Trabajo como instructor de cursos técnicos en áreas como reparación de computadoras, redes inalámbricas, antenas, fibra óptica, entre otras cosas.

Me considero una persona muy normal, que nació en una familia muy normal, viví y crecí en una zona residencial  bastante normal, donde los acontecimientos más relevantes eran los accidentes automovilísticos ocasionados por conductores ebrios contra paredes, postes de luz y vallas, que yo recuerde casi nunca contra otros conductores.

Mis días se basaban en cumplir con mis obligaciones de niño y adolescente: ir al colegio, sacar buenas notas, practicar deporte y mantener mi habitación ordenada, las cuales cumplía ir a colegio con toda la pereza del mundo, no sacaba buenas notas de acuerdo con la escala exigida por mis padres, pero de acuerdo con la mía si, practicaba muchísimo deporte (futbol, basquetbol, patineta, bicicleta y alguna que otra arte marcial) y nunca tenía mi habitación ordenada. Los sábados y domingos eran un verdadero suplicio, ya que si quería salir a la cancha a jugar basquetbol, futbol o cualquier otra cosa, debía ordenar el caos de habitación que tenía. Y por supuesto, no faltaban las horas interminables de televisión. Y generalmente nunca estudiaba, jamás me expliqué como aprobaba las materias.

Durante muchos años continúe con mi vida normal y rutinaria, hasta que comencé a tomar malas decisiones, típico de personas con vidas normales y rutinarias. Claro, la mayoría de esas malas decisiones tenía que ver con las relaciones de pareja. Por suerte, nunca fui admirador de los vicios o de andar al margen de la ley. Creo que he sido lo suficientemente cobarde para eso.

Luego de muchas metidas de pata, equivocaciones y malos resultados, decidí empezar a escribir, como una forma de desahogo. Al principio lo hice en un cuadernito que se convirtió en algo peor que un diario de quinceañera y que al final terminé quemando en una fogata. Pero las ganas de escribir nunca se me quitaron.

En 2013 decidí crear un blog, en el cual poder escribir lo que yo quisiera. Durante todo este tiempo he realizado miles de cambios, reinicios, relanzamientos, abandonos y demás, incluyendo un ridículo intento fallido de cambiarle la temática al sitio, hasta que algunas obligaciones urgentes e importantes me consumieron la totalidad del tiempo y abandoné la escritura por completo. La última vez que escribí algo, fue en febrero de este año (2017).

Hoy en día, en un nuevo intento por retomarlo todo, tome la decisión de comenzar de cero, nuevamente, pero sin inventos raros ni cambios de temática. Simplemente algo parecido al blog que alguna vez creé en mayo del 2013, en la plataforma gratuita de  WordPress.com, pero con un poco más de experiencia en muchas cosas y por supuesto más historias que contar.

La Imagen del Espejo es un blog de corte personal. Aquí escribo lo que pienso de cualquier cosa, lo que me gusta, lo que no me gusta y algunas historias personales, por ahora, sin orden cronológico. Quizás a pocas personas le interese la vida de otro, pero alrededor del mundo siempre existirá alguien que comparta mi opinión, o que esté viviendo lo que en algún momento yo viví y que ande como yo estuve alguna vez: buscando soluciones. No es que yo tenga la respuesta correcta para todo. No soy un gurú ni un coach ni nada parecido a ese grupo de personas que te sacan dinero por decirte lo que quieres escuchar. Tampoco soy un experto en los temas que pretendo tocar aquí. Soy un simple mortal sin ningún súper poder que ha tenido una que otra experiencia, alguno que otro problema que ha sabido resolver y le gusta una que otra cosa.

Al final dejo un formulario de contacto para quien desee ponerse en contacto conmigo y opinar sobre el blog, su contenido y cualquier otra cosa sobre la que deseen comentar. 

Quienes alguna vez me llegaron a leer sean bienvenidos de nuevo. Y quienes por primera vez están aquí, pues también les doy la bienvenida, esperando que les guste lo que aquí encuentren, lo compartan y dejen comentarios.  También, más abajo, les dejo un formulario por si desean ponerse en contacto conmigo. Esta sección la iré actualizando progresivamente, así que los lectores se pueden dar un paseo por este lado de cuando en cuando. Gracias por estar aquí y nuevamente les doy la bienvenida a La Imagen del Espejo.

Formulario de Contacto