Los Dukes de Hazzard Serie de Televisión de Estados Unidos (1979 – 1985). Famosa por el Dodge Charger R/T, conocido como el General Lee

Para mediados de los 80 aproximadamente yo, como muchos niños y adolescentes, me volví súper fanático de una serie televisiva llamada “The Dukes Of Hazzard” conocida en Venezuela como “Los Duques del Peligro” (Los Dukes de Hazzard, en otros países o El Sheriff Chiflado, en España). En la misma se cuenta la historia de dos primos, Bo y Luke Duke, que luchan en contra de un comisionado corrupto, Jefferson Davis “Boss” Hogg y su mano derecha el comisario Rosco P. Coltrane. A los primos los ayudan  en sus aventuras su prima Daisy Duke y su tio Jessi Duke. Pero, a pesar de las chicas, los chistes, las intrigas o la real trama de la serie, la razón por la que todos la veíamos y el verdadero protagonista era el “General Lee”.

Cuando uno habla del General Lee, no piensa en el General Confederado Robert E. Lee, un personaje histórico de la Guerra Civil Norteamericana, sino inmediatamente se nos viene a la mente un Dodge Charger R/T de 1969 de color anaranjado, el número 01 pintado en las dos puertas, el nombre de General Lee y la bandera que representaba a los Estados Confederados Norteamericanos en el techo que, obviamente, siempre estaba volando por los aires.

Yo creo que si en algún momento cambiaban a los personajes, nadie lo hubiese notado. Porque lo importante de la serie eran las incontables persecuciones a través del condado de Hazzard, un condado rural del estado de Georgia, al sur de Estados Unidos, en los que los primos Duke siempre estaban huyendo del comisario Rosco y la gran cantidad de patrullas que los seguían (una cantidad bastante inusual para un pueblo tan pequeño). Lo que yo jamás noté y sé que mucha gente tampoco, era que el General Lee nunca fue el mismo, ya que gracias a los saltos imposibles que siempre estaba dando, los automóviles se dañaban considerablemente. Prácticamente, todos los autos que veíamos eran una réplica del primero que se diseñó, llamado Lee01, que se destruyó formidablemente en el súper salto del primer episodio que aparece en la intro de la serie volando por encima de la patrulla de Rosco. Durante las 7 temporadas y los 145 capítulos que duró la serie se utilizaron 320 Charger, una verdadera lástima.

En el 2005, la productora Warner Bross llevó a la pantalla gigante una película basada en la serie, protagonizada por William Scott, el loco Steve Stifler de American Pie, Johnny Knoxville, el creador y protagonista de una serie bastante ridícula llamada Jackass, el cantante de música country Willie Nelson y la cantante Jessica Simpson, como la familia Duke. Realmente la película no tuvo el éxito que los productores esperaban, especialmente porque muchas personas esperaban quizás un poco más de comedia, dados sus protagonistas y por supuesto muchas más acrobacias del General Lee.

Sinceramente, la mayoría de los que fuimos fanáticos de la serie ochentera, más que ver las despampanantes curvas de Jessica Simpson, que interpretó a Daisy Duke, queríamos ver a nuestro héroe confederado, el General Lee naranja volando y contribuyendo a destruir patrullas policiacas. Pero eso sucedió una sola vez.

Después que la película apareció, a pesar de todas las malas críticas que tuvo, el General Lee volvió a ser noticia. John Schneider, uno de los protagonistas de la serie, que interpretaba a Bo Duke, subastó su Dodge Charger R/T  y cuyo precio alcanzó casi diez millones de dólares, pero al parecer fue un timo y nunca se llegó a concretar la transacción.

Lo más curioso del caso es que, de todos los 320 Charger usados en la serie, solamente sobrevivieron unos 20. El original, el primer auto utilizado en el primer capítulo, desapareció durante un buen tiempo, después del aparatoso accidente que tuvo luego del espectacular salto, en el que quedó destrozado.

El coche, después del intenso impacto quedo tan destruido, que los productores de la serie le desmontaron algunas partes y lo redecoraron para utilizarlo de nuevo en uno de los capítulos como un automóvil que regresaba de un “demolition derby”, esas competencias locas donde los competidores se chocan entre si hasta que solo un auto queda “de pie”. Luego de ese capítulo, los transportistas de Warner lo llevaron a un negocio de transmisiones y cajas de cambio en Dawsonwille, Georgia, para luego desaparecer por completo.

Lo que más me impresionó de este caso es que existe un club de fans del General Lee  y no del histórico militar confederado, sino del auto. El presidente de este interesante club, Travis Bell, decidió hacer una búsqueda del vehículo original y 23 años después de su desaparición lo consiguió en un deshuesadero. Pero pronto se dio cuenta que la restauración total del vehículo no iba a ser sencilla, dado lo mal que se encontraba. Así que decidió venderlo a través de E-Bay, a una persona de Ohio, que luego se lo vendió a Marvin Murphy, un tipo de Florida. Bell se puso en contacto con Murphy, para entrarle de frente a la restauración del coche.  

La lógica del asunto es que sería más fácil comprar un Charger del 69 y convertirlo en un General Lee. Pero como fanático del programa “Precio de la Historia” que soy, uno se pregunta ¿Es mejor un original en mal estado o una copia bien conservada? La respuesta es obvia. La restauración duro 16 meses de trabajo arduo, hasta que al fin el General Lee conocido como Lee01 volvió a ser como el primer minuto de la serie. Como toda obra de arte famosa o algún ícono pop de nuestra era, el General fue subastado y vendido al golfista estadounidense Bubba Watson en la conocida subasta Barrett-Jackson Scottsdale en 2012 por 121.000$. Y hasta aquí el General Lee estuvo en la palestra de las informaciones faranduleras. O eso creíamos.

El miércoles 17 de Junio de 2015, aproximadamente a las 9:00 de la noche un individuo ingresó a la Iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel, en Charleston, Carolina del Sur y disparó asesinando a 9 personas, incluyendo al reverendo. Dicha iglesia es uno de los templos más antiguos de Estados Unidos, siendo a la par parte importante en la historia de los derechos civiles de los afrodescendientes. Luego de esto y las investigaciones realizadas por el FBI, se logró arrestar al perpetrador y descubrieron que había sido un crimen de odio racial. Esto encendió los ánimos nuevamente en el país del norte.

Durante varios años en Estados Unidos se había desatado un acalorado debate sobre el uso de la bandera confederada que, como no había llegado a una conclusión final, la discusión se había suavizado hasta que, prácticamente se silenció. Pero, luego del crimen de la iglesia, el altercado revivió. El problema surgió luego del tiroteo, al ser investigados los perfiles sociales del asesino y corroborar que aparecía en muchas de sus fotografías ondeando banderas confederadas.

A raíz de esto el General Lee, fue noticia una vez más y objeto de controversias, causado por la imagen de la bandera confederada que el mismo tiene en su techo. Después de lo sucedido, el golfista de élite, dueño del emblemático auto, declaró que cubriría con pintura la bandera confederada del techo del auto, como parte del rechazo hacia el símbolo de los rebeldes sureños en la Guerra Civil de EE.UU.

La bandera divide a la opinión pública de Estados Unidos, para los que la critican ésta representa un símbolo de racismo, la esclavitud y la supremacía blanca, pero para sus defensores forma parte del patrimonio cultural del sur. La misma se utilizó como un símbolo de batalla en la Guerra de  Secesión para estos estados que deseaban independizarse de la Unión, a causa de la negativa de aceptar la abolición de la esclavitud. Muchos de dichos estados tienen la bandera en sus edificios gubernamentales. También aparece en las placas de los autos, se vende como pegatinas (calcomanías) y aparece en muchos productos de mercadotecnia.

Aunque exista toda esta controversia racial, la bandera confederada es parte de la identidad del auto de los Duke. Sin ella no sería lo mismo ni tendría la originalidad que un coleccionista busca. Han pasado 37 años desde la primera aparición del Dodge Charger R/T 1969 llamado el “General Lee” y hasta ahora no ha dejado de estar en las noticias y dudo que en el futuro deje de estarlo. Gracias por leerme. Será hasta una próxima entrada.

Soy venezolano. Nacido en la ciudad de Mérida. Mi profesión es la ingeniería y las tecnologías de la información. Escribo aquí y en otros sitios porque me gusta hacerlo. Soy entusiasta de la motivación y el desarrollo personal. Aquí les comparto un poco de eso, pero tambien mis vivencias, gustos e intereses.

El General Lee, el auto de los Duke de Hazzard
Si te gustó lo que leíste ¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on VKPrint this pageEmail this to someone
Etiquetado en:    

¡Tu opinión es importante para mi!

¡Se el primero en comentar!

Notificarme
avatar
wpDiscuz
A %d blogueros les gusta esto: