Una de mis costumbres habituales es leer algunas páginas de un libro antes de dormir. Esta es una forma de no llevarme las mil cosas que tengo en la cabeza a la cama. No importa el género al cual pertenezca el libro, aunque siento especial inclinación por aquellos que son de suspenso, intriga, misterio, policíaco, etc. Mientras buscaba algo interesante para leer, me topé con la portada de este exitoso libro de la autora británica Paula Hawkins, publicado en 2015, llamado La Chica del Tren. Del cual, soy sincero, no sabía nada.

Rachel La Chica del tren




La razón de mi desconocimiento, es que no soy de los que anda revisando las listas de los libros más vendidos de un año. Antes lo hacía y me llevé algunos chascos, como con “Crepúsculo” o “Harry Potter”. No puedo afirmar o negar que estos libros son buenos o malos, simplemente no me gustaron. Así que después de eso, decidí no examinar más este tipo de listas.

Cuando tuve en mis manos La Chica del Tren, lo que más me impresionó fue su eslogan o subtítulo “Tu no la conoces, ella a ti sí”. Instantáneamente pensé que se trataba de un libro de terror, al estilo de Stephen King, un género que sinceramente no me entusiasma mucho, pero, al leer la contraportada e investigar en Internet sobre el texto, descubrí que se trataba de un thriller psicológico. Uno de esos libros que tienen tanto misterio y tanta intriga que uno empieza a dudar de los propios protagonistas.

La historia se basa en la vida de Rachel, una mujer con una vida algo desastrosa. Divorciada, alcohólica y desempleada, la cual reside en las afueras de Londres, gracias a la caridad de una amiga que la acogió en su casa cuando ella se divorció y se quedó sin hogar. Todas las mañanas Rachel sale de su casa y toma el tren de las 8:04 a.m. y realiza el mismo recorrido hacia el centro de la capital.

Igualmente, como todos los días, el tren hace una parada en el mismo sitio a la misma hora. Esto, le da a la protagonista unos minutos para observar a un hombre y a una mujer que están desayunando en la terraza de una casa vecina a la que ella compartía con su ex esposo Tom. Con esta escena, Rachel comienza a crearles una historia ficticia, se imagina que son la pareja perfecta y hasta le inventa nombres: Jess y Josh.

Una mañana, como todas las mañanas, Rachel toma el tren de las 8:04, el cual realiza el mismo recorrido y se detiene en la misma luz roja. En ese momento ella cree ver algo que la deja sin habla: a su perfecta Jess besándose con otro hombre. A partir de aquí todo cambia. Empieza todo un misterio donde la protagonista se involucra, quizás demasiado, luchando con las lagunas que su problema de alcoholismo le deja.



Para mi, La Chica del Tren fue un libro que me engancho inmediatamente. A tal punto que lo leí dos veces y en tiempo récord. Por algo ha vendido mas de 21 millones de copias en el mundo y se mantuvo durante 20 semanas en la lista de los libros mas vendidos del New York Times.

A lo largo de todo el libro se va armando las piezas de un gran rompecabezas, que va manteniendo al lector a la expectativa, con una trama psicológica tan bien hecha que en el transcurso de la historia llegamos a pensar que Rachel esta tan loca por su alcoholismo y su fracaso de vida que es la culpable de todo lo que allí sucede.

En Octubre de 2016 se estreno la película del mismo nombre, la cual tuvo una recepción media por parte de la audiencia, pero la actuación de la protagonista, Emily Blunt, como Rachel, es excepcional y compleja, llena de matices: el alcohol, la depresión, la descalificación personal, la duda, el desamor, la solidaridad con el otro y el coraje. En el filme se ven claras diferencias con la novela, pero el final las tramas se van juntando en el intenso e inesperado final.

La película esta cargada de drama y misterio. La historia consigue que durante noventa minutos, aproximadamente, el espectador se mantenga atento e interesado. A lo largo de la narración, hay muchos puntos que van quedando sueltos, pero al final van agarrando sentido y más si la persona no ha leído la novela y no conoce el desenlace. En el transcurrir de la trama, vemos el descubrimiento que Rachel hace sobre si misma. Claro está que, no es una película para ganar un Oscar, pero vale la pena tomarse el tiempo para verla.

La historia no es totalmente novedosa, pero nos enseña un poco sobre como una persona con el autoestima tan baja, por culpa de las manipulaciones de otros, que puede llegar a la autodestrucción. Personalmente recomiendo leer el libro y ver la película, en ese orden. No se van a decepcionar. Gracias por leerme. Nos vemos en una próxima entrada.

Nota: Las imágenes de Emily Blunt pertenecen a la Película La Chica del Tren




Soy venezolano. Ingeniero de Telecomunicaciones. Escribo aquí porque me gusta hacerlo. Soy entusiasta de la motivación y el desarrollo personal. Aquí les comparto un poco de eso, pero tambien mis vivencias, gustos e intereses, con alguna que otra reflexión.

La Chica del tren. Tu no la conoces, ella a ti sí.
Si te gustó lo que leíste ¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on VK
VK
Print this page
Print
Email this to someone
email
Etiquetado en:                

¡Tu opinión es importante para mi!

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificarme
A %d blogueros les gusta esto: