El éxito es un proceso, no una marca fija, en tanto que la motivación mantiene el proceso en movimiento. La gente con inteligencia exitosa encuentra las formas para motivarse a si misma, para aprender, crecer y trabajar por lo que quiere [Carol Carter (1962) Escritora estadounidense]

A todos en algún momento nos ha afectado una película, un libro, una persona que se cruzó por nuestro camino, el fallecimiento de algún ser querido o cualquier otro medio externo que nos ha llegado en cierto instante particular de nuestras vidas. Yo no puedo negar que he tenido un poco de todo: películas, libros, personas conocidas, consejos, fallecimientos, canciones, en fin, la lista puede ser bastante extensa. No con esto quiero decir que soy una persona influenciable, que me dejo sorprender por cualquier actor o cantante que me consiga por allí o que trato de imitar todo lo veo. Pero siempre intento tener la mente abierta ya que la motivación la podemos encontrar en cualquier parte.

Felicidad Éxito Motivación




No hay razón para negar que nuestra vida está llena de héroes o que admiramos a otros, sean reales o de ficción. Negarlo sería negar la naturaleza que tiene el ser humano de aprender cualquier cosa en cualquier momento. Y algunas veces nuestros ídolos nos enseñan cosas que nunca vamos a aprender en la escuela.

Hay veces que la vida parece transcurrir en línea recta, sin curvas, sin precipicios, sin nada que nos haga voltear o desviarnos por un momento de la vía. Encontrar un punto interesante en el camino puede ser difícil, pero cuando lo hallamos nos aborda del modo más absurdo y tan de repente que nos sacude como verdaderos sacos de boxeo. Es como ir todos los días por la misma carretera e inesperadamente caer en un agujero en el asfalto, detenernos y bajarnos del vehículo para averiguar si sufrió algún daño y justo en ese momento levantar la mirada para admirar un hermoso paisaje que nunca habíamos visto y darnos cuenta que eso siempre estuvo allí.

En el transcurso de mi vida he aprendido que estamos rodeados de sabiduría urbana que de alguna forma tenemos que aprovechar, por ello siempre estoy alerta ante cualquier nuevo aprendizaje que me ayude a ser mejor persona.

Parecerá cliché, pero creo que mi primer golpe de motivación lo tuve con las películas de Rocky. Siempre las había visto como cualquier otro hombre (o mujer) que ve películas de acción y se divierte un poco con los golpes que le dan al protagonista y después de la nada ¡bam!, saca fuerzas de donde nos las tiene y termina ganando la pelea. Sinceramente es un tema demasiado repetido. Lo que no es cliché es el momento cuando, en la primera película, al final de la pelea, Rocky cae en la lona y Mickey, junto a su ayudante, consternados por la paliza que le estaban propinando, le dicen desesperadamente que no se levante. Y este desobedeciendo el consejo y ante la incredulidad de su rival, consigue ponerse en pie antes que finalice la cuenta de diez.

Rocky Discurso Motivación

Cuando observé esto por primera vez, a pesar que había visto la película cientos de veces, entendí completamente el discurso de motivación que el mismo Rocky le dio a su hijo, en la sexta película, cuando le dice:

“Ni tú, ni yo, ni nadie va a golpear tan duro como la vida. Pero no se trata de lo fuerte que golpees. Se trata de que tan duro puedas ser golpeado y sigas avanzando. De cuanto eres capaz de aguantar mientras avanzas”

Todos, de alguna forma u otra hemos sido golpeados por la vida, creo que nadie escapa a ello, por muy perfecta que uno crea que la tiene. Pero como dice Rocky, es la forma como soportamos los golpes y continuamos hacia adelante.

También descubrí que no le estaba prestando verdadera atención a los detalles, tantas veces que había visto todas estas películas y no haber notado ese punto de motivación tan interesante, que es prácticamente en lo que se basan todas las demás. Por esta razón decidí estar más atento a este tipo de singularidades y frases que me hagan reflexionar al momento de leer un libro o ver una película. Y por supuesto me dio la excusa perfecta para volver a ver las películas de Rocky unas cien veces más.

Otro momento que siempre me hace entrar en una profunda reflexión ha sido cuando algún familiar o algún amigo han fallecido. Cuando me encuentro en el funeral no pienso en cómo murió o el porqué, sino más bien me pongo a meditar sobre su vida y si en realidad fue la que deseó llevar o simplemente fue otra víctima del destino, la sociedad y la familia haciendo felices a todos los demás menos a sí mismo.

Ese pensamiento repetitivo en los funerales comenzó a llegar a mi mente después de haber leído un libro que dejo huella en mí y que he nombrado anteriormente: “La Muerte de Iván Ilich” de  León Tolstoi. En especial la parte cuando Iván Illich está agonizando en su cama y se pone a meditar sobre lo que fue su vida:

 “¿Y si toda mi vida ha sido una equivocación qué?” Se le ocurrió que lo que antes le había parecido completamente imposible, especialmente el hecho de que no había vivido como debería haberlo hecho podría después de todo ser verdad. Se le ocurrió que sus impulsos vitales, reprimidos brutalmente por sí mismo apenas los había experimentado, podrían haber sido lo único verdadero y real de su vida, y todo lo demás falso. Y sintió que sus obligaciones profesionales y toda la organización de su vida y de su familia, todos sus intereses sociales y oficiales, todo eso podría haber sido falso. Trató de defenderse y justificarse ante sí mismo y de pronto sintió cuán débil era lo que estaba defendiendo y justificando. No había nada que defender…”

Iván Illich Razon de la Vida Motivación




Luego de leer esa parte siempre he tratado de mantener vivo ese pensamiento, preguntándome si de verdad yo estoy viviendo la vida que deseo, o simplemente si me siento a gusto con mí día a día. Lamentablemente, por muchas razones me he dado cuenta que no lo hago, pero la meta que me propuse hace unos pocos años fue cambiar eso y en ese proceso me encuentro.

Indudablemente no podía faltar la canción que me conectó un gancho en el hígado al escuchar su letra. Sucedió en un momento bastante gris de mi vida cuando la escuché. Me encontraba en un trabajo que detestaba el cual no me generaba ninguna motivación, vivía con mis padres y no quería estar allí y para completar la ecuación, tenía una relación de la cual deseaba salir corriendo. Pero no tenía en valor para dejar todo a un lado y cambiar radicalmente mi vida.

En un día de esos que se parecen a los 364 anteriores, estaba en mi trabajo y la música sonaba muy lejana, como esas emisoras mal sintonizadas que uno escucha en la madrugada cuando va de viaje por la carretera. En algún momento empecé a prestarle más atención al notar que el ritmo era agradable para mis gustos. Y como un corrientazo me llegaron los gritos desgarradores del fallecido Chester Bennington, el vocalista de Linkin Park, pidiendo desesperadamente un lugar al cual pertenecer. Nunca me había sentido tan identificado con una canción como con esa. Especialmente el coro cuando dice:

“Quiero sanar, quiero sentir,

Lo que pensé que nunca fue real

Quiero dejar ir el dolor que he sostenido durante tanto tiempo

(borrar todo el dolor que no se ha ido)

Quiero sanar, quiero sentir,

Como si estuviera cerca de algo real

Quiero encontrar algo que he querido desde siempre:

Algún lugar al que pertenecer”

Así me sentía en ese momento. Que no pertenecía a ningún lugar. A partir de ese instante empecé a buscar un sitio donde yo estuviese a gusto. “Algún lugar al que pertenecer”. Lo primero que hice fue cambiar de trabajo, después me salí de la relación de la cual debí haberme salido mucho tiempo atrás. Y por último me mudé de la casa de mis padres. Por supuesto nada sucedió como en una película, con música de fondo y todo. Pasó mucho tiempo antes que pudiese sentir que pertenecía a algún lugar.

Los cambios siempre son duros. Algunas veces nos equivocamos y elegimos un camino que no nos lleva a ningún lado. Pero si no cometemos errores, entonces ¿Cómo aprendemos? En la vida siempre tenemos dos opciones, seguir con una vida aburrida que nos hace infelices o simplemente ponerle algo de emoción y motivarnos de alguna forma para ir probando alternativas hasta que encontremos la correcta. La que en realidad nos hace felices.

Subir a la Cima. Motivación Esfuerzo

Una línea recta es la distancia más corta entre dos puntos, pero también es la más aburrida. Los caminos menos transitados generalmente son los más difíciles, pero son los más emocionantes y los que nos dejan mucho más aprendizaje. Hay que buscar la motivación para hacer aquello que nos haga mirar hacia otro lado, puede que esté dentro de nosotros mismos y ni siquiera lo hemos notado. Y si no, es posible que la motivación la hallemos en el sitio más inesperado. Quizás en un programa de TV que consideremos tonto o en un libro que nunca hemos leído por que es muy largo o el primer capítulo es aburrido. Hay que buscar, hay que estar pendiente de los detalles. Eso es lo que le da sentido a la vida. Así como dijo Rosa Montero (Periodista Española):

“Nuestro destino es un misterio y quizás el sentido de la vida no sea más que la búsqueda de ese sentido”

Dentro de mi búsqueda he conseguido cosas maravillosas. He equivocado mi camino mil veces y he tenido que empezar de cero otras mil veces más. No me quejo ni me arrepiento. He conseguido la motivación en lugares extraños, en películas que aparentemente no dejan ningún aprendizaje, en canciones que ya había escuchado, en revistas superficiales y en personas que ya no están a mi lado. Simplemente por estar más pendiente de los detalles que a simple vista algunas veces pasan completamente desapercibidos. Gracias por leerme. Nos vemos en una próxima entrada.




Soy venezolano. Ingeniero de Telecomunicaciones. Escribo aquí porque me gusta hacerlo. Soy entusiasta de la motivación y el desarrollo personal. En este blog hablo mucho de eso, ya que la motivación no solo se encuentra en los libros de autoayuda. Pienso que las personas no debemos perder las oportunidades que se nos presentan, sentirnos derrotados o simplemente no salir adelante por desconocimiento.

Motivación en cualquier parte
Si te gustó lo que leíste ¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on VK
VK
Print this page
Print
Email this to someone
email
Etiquetado en:                        

¡Tu opinión es importante para mi!

1 Comentario en "Motivación en cualquier parte"

avatar
  Subscribirse  
Mas Nuevo Mas Antiguo Más votado
Notificarme
trackback

[…] luchando. Y si por alguna razón hemos perdido la esperanza, de cualquier cosa, es bueno buscar una motivación externa, como este poema de Mario Benedetti, por […]

A %d blogueros les gusta esto: