“Ojala pudiésemos meter el espiritud de navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año”. [Harland Miller (1964) Escritor inglés]

Navidad Nacimiento




Ya se acerca la navidad. A solo un par de días llega esa fecha que en muchas películas llaman “mágica”. Para estos días tenía un montón de entradas y temas sobre los que pensaba escribir y publicar. Pero al final resolví que no lo iba a hacer. ¿Por qué? Sencillamente  preferí ayudar en la decoración y arreglo de la casa, ver muchos filmes relacionados con la época y tomar un merecido descanso, cosa que no había hecho durante todo el año.

A pesar de las molestias actuales de mucha gente por la situación del país, tome la decisión que iba a pasar estos días con tranquilidad y alegría. He visto comentarios de personas que dicen que este Diciembre “no hay nada que celebrar, que la crisis, que el gobierno nos quitó la navidad, que no hay dinero para comprar” y pare de contar. Bueno, yo respeto su opinión, pero no la comparto.

Hace muchos años quizás yo pensaba de esa manera, no solamente por la crisis, sino porque tenía la idea que era una época de hipocresía donde la gente que durante todo el año se la llevaba mal, al final se estaba abrazando y besando. También siempre he pensado que desde hace mucho tiempo el verdadero sentir de la navidad se perdió convirtiéndola en una época de completo y total consumismo, en el que si no hay dinero para gastar a manos llenas entonces “no hay nada que celebrar”. No obstante, esa forma de pensar y actuar la he ido cambiando con el tiempo. Porque si al caso vamos primero fue el nacimiento de Jesús, lo políticos, la crisis y el gobierno llegaron después.

Cuando nos enfocamos en este tipo de cosas, le quitamos la vista a lo que realmente es importante. La navidad no son regalos, comilonas, ingestas indiscriminadas de alcohol o fuegos artificiales. La navidad es algo mucho más grande y espectacular que eso. Quizás muchas personas no entienden eso ni lo entenderán ya que están enfocadas en publicaciones políticas que no hacen ver que por culpa del alto costo de la vida, esta va a ser una navidad sombría, oscura y sin celebración.

Navidad Nacimiento de Jesus




El verdadero sentido de la navidad se trata de sacrificio, amor y humildad. Lo que celebramos los católicos del mundo es el nacimiento del hijo del Dios. Un niño que nació en un establo y vivió en la pobreza. Eso es lo que hay que celebrar. Compartir con los seres queridos, estar alegres por la época, agradecer por lo que se tiene (sea mucho o poco) y pedir porque el próximo año sea mejor que este.

No voy a negar que, en el pasado, viví navidades de derroche, comilonas, licor y una fiesta tras otra. Pero no puedo estar estancado en el ayer. Ese es nuestro problema, que vivimos siempre pensando en lo que fue y no en lo que es. Pensamos más en los que no están y menos en quienes si están. Añoramos todo ese pasado que ya no existe, deseando que todo volviese a ser como antes, sin disfrutar ningún momento presente y tratar de pensar en cómo mejorar nuestro mañana.

No voy a tapar el sol con un dedo, decir que todo está bien y que nada está pasando. Tampoco voy a caerme a mentiras escondiendo la realidad de la crisis política, social y económica que estamos viviendo en esta época. Pero menos voy a caer en la misma retórica de todo el mundo de quejarme de lo mal que estamos y que no hay nada que celebrar. Porque para mí si lo hay.

Mi esposa ha estado muy preocupada por la situación este fin de año. Cuando comenzamos con los arreglos le pedí que hiciéramos un pesebre grande que personificara la verdadera escena del nacimiento y le dije que todo lo que necesitaba lo teníamos en la casa y también en los alrededores. Lo mismo se hizo con la decoración de la casa, en la que el único gasto que hicimos fue comprar un bombillo para iluminar el portal. Y sinceramente los resultados han sido espectaculares y mejores que en años anteriores. Por primera vez en mi vida veo una representación bastante cercana a la que se supone que fue. Y este es el resultado:

Nuestro Nacimiento navidad 2017

Incluso en las incontables películas navideñas que he visto todo se centra en lo mismo, en compartir con las personas que están a nuestro lado. Realmente allí mismo afirman que no todo son regalos y adornos. A pesar que el tema está centrado en eso, el mensaje final siempre va a ser los momentos compartidos con la familia y los amigos. Así solo queramos ver los adornos y regalos.

La navidad también puede servirnos para intentar hacer un alto a todo lo malo que nos ha ocurrido. Todos esos problemas que tenemos encima, trabajos por hacer, reparaciones por realizar y cientos de actividades y tareas pendientes, simplemente las podemos dejar para el próximo año. Lo verdaderamente importante es estar alegres por la celebración, disfrutar cada momento, cada adorno que coloquemos (así sean reciclados) deseando que la situación mejore cada día y pensando que el futuro va a ser mucho mejor. Por esto y más es que tenemos mucho que celebrar. Gracias por leerme. Será hasta una próxima y navideña entrada.




Soy venezolano. Ingeniero de Telecomunicaciones. Escribo aquí porque me gusta hacerlo. Soy entusiasta de la motivación y el desarrollo personal. Aquí les comparto un poco de eso, pero tambien mis vivencias, gustos e intereses, con alguna que otra reflexión.

Navidad. Mucho que celebrar
Si te gustó lo que leíste ¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on VK
VK
Print this page
Print
Email this to someone
email
Etiquetado en:        

¡Tu opinión es importante para mi!

1 Comentario en "Navidad. Mucho que celebrar"

avatar
  Subscribe  
Mas Nuevo Mas Antiguo Más votado
Notificarme
trackback

[…] continúo con mi idea que, por culpa de muchas personas, se ha perdido el verdadero sentido de lo que la Navidad representa. Esos seres que solo se preocupan si reciben o no regalos, la vestimenta que se van a […]

A %d blogueros les gusta esto: