Esta demás decir que los libros esconden historias, cuentos, creencias, declaraciones, conceptos y poesías de todo tipo. Hablan temas muy diversos, aportan diferentes puntos de vista y existen miles de millones de opiniones que son dignas de conocer, por lo menos un buen número de ellas. Aparte de todo esto, potencian la imaginación y son motores tanto de la sensibilización como del compromiso social en muchos casos. Ayudan a mejorar la ortografía y hacen que las personas posean un mayor grado de cultura y gracias a estos siempre tendrán un tema interesante sobre que conversar.

Libro antiguo de poesías

Por mi parte, siempre me ha gustado leer. Es un hábito positivo que adquirí cuando era un niño. Y que he procurado mantener a lo largo del tiempo. Muchas veces he intentado leer varios libros en un año, pero he tenido el caso de libros que he tardado años en terminarlo. Y libros con los que he durado pocos días, por lo interesantes que estos puedan ser. Hay libros con los que me he desvelado leyendo hasta altas horas de la madrugada y también los que he leído casi por obligación. Nunca he intentado hacer uno de esos retos de lectura que uno consigue en internet, en los que se deben leer una cierta cantidad de libros, de diferentes géneros, en una cierta cantidad de tiempo. Pero sería muy interesante intentarlo.

A mis manos han llegado títulos muy conocidos como también algunos desconocidos, libros muy buenos que he leídos hasta dos y tres veces aunque también otros muy malos que se han convertido en un martirio para mí. He leído novelas dramáticas, de terror, de acción, policiacos, suspenso e intriga, de aventuras, libros históricos, políticos, científicos y un largo etcétera. Sin embargo, cuando tomaba un libro y me daba cuenta que era de poesías lo alejaba inmediatamente de mí. Como un vampiro delante de un crucifijo.

Jamás me había propuesto leer alguno, quizás por aquellos traumas de la adolescencia que uno arrastra y recuerda cuando uno le tocaba leer cuentos, poemas y novelas por la obligación de obtener una buena calificación. Pero, como el destino actúa muchas veces de forma extraña, procurando siempre darle a uno un golpe en la boca del estómago, llego el momento en que me toco tragarme mis malos recuerdos y leer, casi por obligación, un libro entero de poesías.

Por allá a finales de la década de los noventa, una novia que tenía en ese tiempo llegó con un libro en su mano que recientemente había leído y había quedado encantada, y deseaba compartir esa fascinación conmigo esperando que yo también lo leyera. Era el famoso libro de Pablo Neruda Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

Pablo Neruda escritor de poesías

Eso fue una de esas típicas y pequeñas emboscadas que la vida nos da cuando uno menos los espera. No es que eso iba a marcar mi vida o a generar un conflicto de proporciones épicas, pero nada más el hecho de tener que leer un libro de 21 poemas, significaba una tortura al estilo Guantánamo para mí. Bueno, tampoco a tal extremo, pero si iba a ser motivo de un mini conflicto fastidioso en el desenvolvimiento de la relación.

Así que lo tomé y justo cuando me lo estaba entregando, me llegó a mi mente la escena del momento de la devolución, quizás un día después que hubiésemos terminado la relación y estuviésemos en el proceso del intercambio de cosas. El cuál era posible que ni siquiera me iba a tomar la molestia de abrir y hojear.

Pero, cuando llegue a mi casa, la curiosidad pudo más que mis gustos literarios y leí el primer poema. Al otro día le entregue el libro, el cual había leído dos veces. Claro, es un libro bastante corto y los poemas también lo son.

Desde ese momento comencé a leer libros de poesía. Al principio los poetas que, en ese tiempo, me recomendaban y luego, trataba de mantener la misma línea de autores, especialmente los de habla hispana como Pablo Neruda, Mario Benedetti, Lope de Vega, Gabriela Mistral, Jorge Luis Borges, Rubén Darío y José Antonio Ramos Sucre, entre otros. Simplemente, no me puse a experimentar con escritores poco conocidos, como lo hago con las novelas, por ejemplo.

Sentimientos

Nunca he tenido al género de poesías como principal inclinación de lectura, pero si como un complemento más dentro de mis gustos literarios. Y soy sincero, no creo tener un ápice de creatividad para sentarme a escribir poesías, pero admiro aquellas personas que con pocas palabras logran encerrar todo un vendaval de sentimientos.

Aquí voy a ir compartiendo poemas inspiradores, motivadores, tristes y alegres, en general, los que con el tiempo he leído y de alguna forma me han impresionado. Como todo lo que escribo y comparto aquí en La Imagen del Espejo. Al final de la entrada comparto el Poema No. 10 de Pablo Neruda, del libro “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”. Gracias por leer. Será hasta una próxima entrada

                                                                                    

Poema 10

Hemos perdido aún este crepúsculo.

Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas

mientras la noche azul caía sobre el mundo.

He visto desde mi ventana

la fiesta del poniente en los cerros lejanos.

A veces como una moneda

se encendía un pedazo de sol entre mis manos.

Yo te recordaba con el alma apretada

de esa tristeza que tú me conoces.

Entonces, dónde estabas?

Entre qué genes?

Diciendo qué palabras?

Por qué se me vendrá todo el amor de golpe

cuando me siento triste, y te siento lejana?

Cayó el libro que siempre se toma en el crepúsculo,

y como un perro herido rodó a mis pies mi capa.

Siempre, siempre te alejas en las tardes

hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas.

 

Soy venezolano. Nacido en la ciudad de Mérida. Mi profesión es la ingeniería y las tecnologías de la información. Escribo aquí y en otros sitios porque me gusta hacerlo. Soy entusiasta de la motivación y el desarrollo personal. Aquí les comparto un poco de eso, pero tambien mis vivencias, gustos e intereses.

Poesías
Si te gustó lo que leíste ¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on VKPrint this pageEmail this to someone
Etiquetado en:        

¡Tu opinión es importante para mi!

¡Se el primero en comentar!

Notificarme
avatar
wpDiscuz
A %d blogueros les gusta esto: